Categories
Recomendaciones

6 Experiencias que hacer en México en tus 20s

Deja que la chispa de locura de la juventud te pique y vive alguna de estas increíbles experiencias que hacer en México en tus 20s.

Deja que la chispa de locura de la juventud te pique y vive alguna de estas increíbles experiencias que hacer en México en tus 20s.

Hay que aceptarlo, después de cierta edad ya no dan ganas de hacer algunas cosas. La juventud nos da una chispa de locura y aventura que en definitiva hay que aprovechar porque el tiempo pasa rápido.

Pensando en esto, en Dada Room queremos darte unas opciones de cosas que hacer y lugares que visitar en México mientras estás en la flor de tu juventud. Claro está que, si ya no estás en tus 20, pero tienes espíritu joven y aventurero, ¡también dale con todo!

No dejes que nada te limite, disfruta la vida y de estas experiencias en nuestro maravilloso México. 

1. Acampar en una playa virgen

Acampar en la playa es una experiencia totalmente diferente a la de hospedarse en un hotel o Airbnb. Además, hacerlo en una playa virgen donde no hay prácticamente nada más que la arena, el mar y las enramadas para hacer sombra, es increíble. 

Gracias a que no hay luz artificial, por las noches podrás ver cielos estrellados maravillosos y escuchar los sonidos de la naturaleza a todo lo que da. De verdad que es una experiencia que debes hacer alguna vez en tu vida y qué mejor ahora que eres joven y no te importará no tener las comodidades de un hotel.

Maruata en Michoacán y Playa Paraíso en Guerrero son dos de nuestras playas favoritas para acampar, pues son súper bonitas, tranquilas, accesibles y en ambas se puede comer delicioso. 

Crédito de foto: descubro.mx

Si te decides por Playa Paraíso, te servirá echarle un ojo a nuestro artículo de roadtrips con tus roomies.

2. Comer peyote en el Pueblo Mágico de Real de Catorce

Real de Catorce es uno de los destinos alternativos que más sensación causan en México y aunque el paisaje desértico es muy bonito, seamos sinceros, la mayoría de las personas que lo visitan van por una razón: el peyote.

Es bien sabido que en Real de Catorce puedes ir a comer peyote y darte un buen viaje de alucinaciones. Pero, debes tener en cuenta que aún sigue siendo algo que no puede estarse comentando tan abiertamente, así que, si lo quieres hacer, hazlo con el debido cuidado y respeto, pues, el desierto de Real de Catorce y el peyote son considerados sagrados para los huicholes, uno de los grupos étnicos de la región. 

3. Ir a los rápidos de Veracruz

Uy, si te gusta la adrenalina, ¡tienes que ir a los rápidos de Veracruz! 

Hacer rafting en alguno de los ríos que cruzan Veracruz es una experiencia súper divertida, ideal para ir con tus amigos, roomies, primos, vecinos, o con quien quieras. Es muy emocionante ir sorteando las corrientes del río, que pueden llegar a ser bastante fuertes, visitar cascadas y hacer otras actividades de aventura como tirolesa y rapel. 

En los poblados de Tlapacoyan y Martínez de la Torre hay varias empresas que ofrecen rafting en el río Filobobos. Jalcomulco es otro de los destinos conocidos para hacer esta y otras actividades ecoturísticas en Veracruz.

Esta experiencia, además de ser una aventura divertida y llena de adrenalina, es bastante amigable con el bolsillo. 

4. Hacer sandboard en las dunas de Samalayuca en Chihuahua

Las dunas de Samalayuca están a 40 minutos de Ciudad Juárez y son uno de los mejores lugares para practicar sandboard en México. De hecho, son tan visitados por deportistas de todo el mundo que cuentan con un centro recreativo con cabañas, albercas, restaurante y otros servicios.

Si te queda muy lejos Chihuahua, también puedes ir a las dunas de arena en Chachalacas, Veracruz. En una de esas te lanzas también a los rápidos y así tachas dos experiencias de esta lista.

5. Ir a la ruta del tequila en Jalisco

La verdad es que a cualquier edad es disfrutable hacer la ruta del tequila en Jalisco, pero en la juventud la cruda será menor, así que por eso esta experiencia entró a la lista. 

Para hacerla puedes salir de Guadalajara y visitar varios poblados que están en la región tequilera de Jalisco, como El Arenal, Amatitán y Teuchitlán. O, puedes irte directo al Pueblo Mágico de Tequila y quedarte ahí para visitar las diferentes destilerías, probar tequila en todas ellas, comer antojitos jaliscienses y caminar por sus calles llenas de color y buen ambiente.  

Si te decides por irte directo a Tequila, ¡no dejes de hacer el viaje en tren desde Guadalajara a bordo del Jose Cuervo Express! Es una súper experiencia en la que podrás ir ambientándote en el mundo del tequila con catas, comida y música. Además, podrás ir viendo el paisaje agavero desde la ventana. 

6. Visitar una playa nudista 

Si bien hay varias playas nudistas en México, Zipolite en la costa oaxaqueña es la más conocida y de la que probablemente ya has escuchado. 

Zipolite se hizo famosa en los años setenta cuando llegaban colonias enteras de hippies a disfrutar de esta playa que era la única nudista en México. Además, por la poca vigilancia que había, era muy fácil el consumo de sustancias psicotrópicas. 

Hoy en día esta playa sigue teniendo esa ondita hippie y sicodélica. Todavía se escuchan en algunas bocinas de los restaurantes la música de The Doors, Bob Marley, Santana y Led Zeppelin. 

Si te da pena andar en cueros, no te preocupes, no es a la fuerza que tengas que estar desnudo. Pero, te avisamos que después de un rato puede ser que te den ganas de hacerlo y lo disfrutarás bastante. 

¿A cuál de todas estas experiencias te vas a lanzar? Invita a tus roomies y pásenla increíble juntos.