Categories
Cultura roomie Guía de Supervivencia

Cómo mantener tu depa limpio y ordenado sin morir en el intento

La limpieza es un cuento de nunca acabar. Rompe el ciclo sin fin para mantener tu depa ordenado sin morir en el intento.

Es difícil balancear un trabajo de tiempo completo con una vida social decente y encima hacer las labores del hogar. Hemos pasado por el mismo dolor, y aunque suena difícil de lograr, mantener tu depa limpio y ordenado no es imposible.

Después de volver de un largo día de trabajo lo único que quieres hacer al llegar a tu casa es tumbarte a descansar. Pero si lejos de sentir tranquilidad te inunda el estrés por toda la limpieza que no has hecho, hemos llegado a salvarte con estos consejos para triunfar como adulto independiente:

Primero lo primero: Mantén el orden en áreas comunes

Puedes tener tu cuarto como cueva de dragón, pero las áreas comunes son sagradas. Divide con tu roomie la limpieza de las áreas comunes para mantener un equilibrio. Así no tendrán discusiones por desorden y llevarán la fiesta en paz.

Un rapidín para mantener el depa limpio

Con esta vida tan ajetreada no siempre hay tiempo de hacer limpieza profunda. Pero asear de rapidín evitará que te conviertas en un acumulador de basura. Procura tener un lugar para cada cosa, y poner cada cosa en su lugar después de usarla. Sólo te toma unos segundos.

Arráncate el curita del aseo

El aseo del hogar es como arrancar una curita. Dolerá, pero tendrás que hacerlo tarde o temprano. Ahorra tiempo y limpia sobre la marcha, es más fácil hacerlo poco a poco que todo de un jalón. Por ejemplo: Separa la ropa sucia en cuanto te la quitas, así no tendrás que gastar media hora en separarla después. Evita montañas de trastes en el fregadero al lavar cada traste que uses. Saca la basura cuando vayas de salida, no dejes que se junte. 

Sé multitasking para mantener tu depa limpio

Ten artículos de limpieza siempre a la mano. Limpia el lavabo y el espejo mientras te lavas los dientes. Echa una carga de ropa a lavar en lo que estás en la ducha. Lava las paredes y el piso del baño en lo que tu acondicionador o mascarilla favorita hacen efecto en la regadera. Dobla la ropa al ver tu serie favorita y dale una barridita a la casa escuchando reggaetón “del viejito” (te dejamos una playlist).

Si puedes darte un lujito extravagante, cómprate una Roomba, un robot que literalmente barre por ti. 

Designa días específicos para hacer tareas específicas

Hay tareas que tendrás que hacer a diario (como tender tu cama y lavar los trastes), otras varias veces por semana (como sacar la basura, hacerte cargo de la ropa y asear el baño), otras cada quince días (cambiar sábanas, limpiar el refrigerador, sacudir) y así sucesivamente. 

Horas de limpieza profunda

Además de este aseo sobre la marcha, dedica unas horas de vez en cuando para hacer limpieza profunda, como ordenar el clóset, aspirar, voltear el colchón, lavar cortinas y ventanas, etcétera. Ya sea que lo hagas tú o pidas ayuda de un profesional. En este artículo podrás encontrar aplicaciones como Aliada y AyFix que te contactarán con especialistas en el aseo del hogar.

Una vez conquistado el arte de mantener tu hábitat en orden, conviértete en un Maestro Limpio dándole un vistazo al método de Marie Kondo, quien ha transformado la vida de millones de personas alrededor del mundo con su filosofía de vida de ordenar y conservar solamente objetos que te llenen de alegría. Tiene varios libros publicados y su propia serie en Netflix. 

Haz que tu mamá se sienta orgullosa siguiendo nuestras recomendaciones para mantener tu depa limpio y ordenado. ¡Creemos en ti!

También te recomendamos